• El estudio realizado por Accem indica que las y los ovetenses no ven la inmigración como un problema, pero sí se perciben actitudes de desconfianza
  • La edil Marisa Ponga destaca que este trabajo servirá para evaluar la necesidad de nuevos servicios para la población inmigrante

La concejala de Atención a las Personas e Igualdad, Marisa Ponga, ha presentado esta mañana, junto con el responsable Territorial de Accem Asturias, Francisco Javier Mahía, el primer barómetro sobre inmigración que se realiza en Asturias. El resultado del estudio revela que las y los ovetenses no ven la inmigración como un problema, en general, acogen bien a las y los inmigrantes, si bien se detectan algunas percepciones negativas y actitudes de desconfianza hacia el fenómeno migratorio.

La edil socialista ha destacado la importancia de este primer estudio como una herramienta para seguir mejorando los servicios públicos y las prestaciones a la ciudadanía. La responsable del área de Inmigración ha precisado también que las percepciones que puedan resultar menos positivas entre la ciudadanía pueden ir mejorándose con campañas de sensibilización.

El barómetro se realizó en Oviedo en el año 2016 y se utilizó una muestra de 385 personas. Marisa Ponga ha recordado que Oviedo,  como otras muchas ciudades, ha sido y es lugar de acogida, porque ha vivido la llegada de un conjunto importante de personas que han emigrado de sus países de origen, con el objetivo de buscar nuevas oportunidades laborales y unas condiciones de vida dignas.

La concejala de Atención a las Personas ha recordado también el trabajo que se realiza desde la Oficina de atención al migrante, donde se tratan de abordar las problemáticas del colectivo inmigrante para contribuir a su integración en el municipio. Así la Oficina actúa como un “primer acogedor” de las demandas de los usuarios, canalizando éstas hacia los recursos más apropiados, tanto propios como de otras Administraciones u Organizaciones, como los que ofrece Accem en temas de asilo, refugio, empleo o acceso al idioma, entre otros. Marisa Ponga hizo referencia también al proyecto “Escolinos de Babel”, un programa educativo de apoyo escolar a niños y preadolescentes inmigrantes.