• La nueva propiedad, el fondo inversor Ginko, anuncia el inicio de las demoliciones en el recinto el próximo 27 de mayo

El concejal del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Oviedo/Uviéu Juan Álvarez ha pedido esta mañana al equipo de gobierno que encomiende a los técnicos municipales que extremen la vigilancia y el control sobre los derribos en el recinto de la Fábrica de Gas para evitar que se produzcan afectaciones irreversibles a su patrimonio.
El edil ha realizado esta advertencia ante el hecho de que la empresa Hercal ha notificado a las comunidades de vecinos colindantes el inicio de los trabajos de demolición el próximo lunes día 27 de mayo.
El edil ha recordado que los trabajos deben de ajustarse y respetar el plan especial aprobado en 2012. “Ese es el documento que a día de hoy rige la ordenación del recinto de la antigua Fábrica de Gas”, ha expresado.
Álvarez ha señalado que, aunque la nueva propiedad, el fondo de inversión Ginko, legítimamente pueda pretender modificar ese documento para aumentar la edificabilidad que contempla el plan Portela «no puede hacer otra cosa que respetar el ordenamiento vigente y el Ayuntamiento debe vigilar su cumplimiento».
El concejal socialista ha señalado que existen varios elementos actualmente protegidos por orden de la Consejería de Cultura que Ginko ha anunciado que pretende derribar para facilitar el desarrollo de un futuro plan especial cuya tramitación ni siquiera se ha iniciado. Se trata, por ejemplo, de la marquesina diseñada por Ildefonso Sánchez del Río para la que alega su mal estado de conservación, “pero, aunque este fuera el caso, su demolición requeriría de nuevo el visto bueno del Consejo de Patrimonio en el marco de la aprobación de un nuevo plan especial”.
Álvarez he querido destacar también la situación de la nave de la Popular Ovetense, que actualmente no se encuentra protegida nada más que en su fachada la calle El Postigo. Patrimonio en diversos informes, ha destacado el edil socialista, sugiere revisar ese criterio y pide que se aumente su nivel de protección al entender que se trata de una pieza importante reflejo del rico patrimonio industrial e histórico que alberga la Fábrica de Gas y que fue la primera fábrica de luz eléctrica de Oviedo.
“Desde el grupo socialista seguimos sin ver nada claro el papel del equipo de gobierno en este asunto. El entusiasmo con el que la concejalía de Urbanismo respalda lo que propone ahora Ginko no parece encajar con la defensa del interés público”, ha recalcado Álvarez, que ha recordado que el proyecto que pretende el fondo inversor supone pasar de 11.371 a 20.225 metros residenciales y de 95 a 158 el número de viviendas construibles, añadir un aparcamiento subterráneo y dejar en solo 400 metros los equipamientos en cesión al Ayuntamiento. “¿A quién beneficia la propuesta? A Oviedo y a su ciudadanía, no, desde luego”, ha resumido Álvarez.